La Tribuna de Extremadura. Periodismo disidente desde la región más empobrecida de España

Nace La Tribuna de Extremadura porque aquí, en esta tierra, es más necesario, imprescindible, que en ninguna otra parte de España un periodismo disidente; un periodismo que se declara patriota sin ningún tipo de complejos y que entiende que la Patria empieza aquí, donde nacían los dioses, en la tierra más olvidada y empobrecida de España a lo largo de la histórica y siempre maltratada: Extremadura.

Después de cuatro décadas de gobiernos socialistas, Extremadura es la región española con mayor atraso económico, con más alto nivel de desempleo y mayor despilfarro público

Extremadura encabeza todas las listas de todo lo que nadie desea; y todo ello a pesar de la inmensa cantidad de dinero que ha llegado a la región durante los últimos cuarenta años, especialmente los miles de euros procedentes de la Unión Europea, miles de millones de euros.

Si existe una muestra representativa del fracaso del socialismo en España, de mala gestión, de despilfarro, de derroche, de corrupción, de fraude generalizado es Extremadura, la Taifa del Suroeste, junto a Portugal, en la que se llevan sucediendo en los últimos cuarenta años gobiernos intervencionistas, tal es así que Extremadura es la única región española que está considerada por la Unión Europea “pobre”, región objetivo 1. La UE incluye en dicho objetivo a las regiones más atrasadas económicamente, y como consecuencia reciben trato preferente, o sea dinero, subvenciones, y más subvenciones, regalías…

Los socialistas han hundido y saqueado a Extremadura

Los socialistas que, han gobernado siempre en Extremadura, han hundido a la región, la han arruinado, la han mutilado, han impedido toda posibilidad de progreso. No han sabido aprovechar sus fantásticos recursos naturales, ni el talento de los extremeños; sólo han pensado en regar con dinero público actividades improductivas, de manera que cuando se acababa el dinero, se acababa la actividad económica.

Por supuesto, la política económica del PSOE (también la del PP, cuando presidía José Antonio Monago el gobierno de Extremadura) ha estado basada en un inmenso gasto público, organizado en múltiples subvenciones, un nivel de impuestos de los más elevados de España y un intervencionismo feroz en la economía,… las recetas típicas de la socialdemocracia.

¿Y a qué han conducido décadas de gobierno socialista en Extremadura? ¿Está hoy mejor Extremadura, igual, o peor que en los años 80 del siglo pasado? ¿Ha crecido menos su déficit? ¿Tiene, por tanto, una deuda más controlada? ¿Ha logrado mejorar su tasa de paro, tanto de manera absoluta como comparada con el resto de las regiones españolas? ¿Ha mejorado posiciones en su PIB per cápita, que mide la riqueza de los ciudadanos en una economía? ¿Es mejor su crecimiento económico que el de la media, o que el de otras regiones?

Extremadura la región más pobre de España

Según las estadísticas oficiales, Extremadura es la región española con menor Producto Interior Bruto por habitante, y está situada un 30,9 % por debajo de la media nacional, siendo además la tercera región con menor crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB), concretamente un 2,4 %, frente al 3,1 % que alcanza la media nacional, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Extremadura está la primera de la fila de todas las regiones españolas respecto de lo que se denomina “pobreza”.

Para poder seguir evaluando la situación de Extremadura, retrocedamos unas cuantas décadas:

En 1981, Extremadura tenía 1.050.119 habitantes, un 2,78% de la población española que, entonces era de 37.746.886 personas. La revisión del padrón municipal del 1 de enero de 2016, indicaba que la población de Extremadura era de 1.087.778 habitantes (no se olvide que España posee actualmente alrededor de 47 millones de habitantes), 5.219 empadronados menos que el año anterior, lo que representa una disminución del 0,48%… la población extremeña continúa la tendencia decreciente iniciada en 2011.

Cada vez menor número de extremeños

Respecto a la población con más edad, Extremadura, continúa con un proceso de envejecimiento importante: Los mayores de 65 años son en la región extremeña casi el 20%; por el contrario, los menores de 4 años apenas son el 4,20% de los extremeños.

En Extremadura existen 388 municipios. El 9,42% de los habitantes de Extremadura reside en municipios de menos de 1.000 habitantes, mientras que el 28,03% vive en municipios de más de 50.000 habitantes. Obviamente la mayoría de quienes viven en las provincias de Cáceres y Badajoz lo hacen en municipios de entre 1.000 y 50.000 habitantes, exactamente el 62,55% de los extremeños.

En torno al 35% de los extremeños residen en municipios de menos de 5.000 habitantes y, la emigración continúa siendo una triste realidad, especialmente entre los jóvenes desempleados.

En la actualidad, el número de habitantes de Extremadura viene a ser casi el mismo que hace 37 años, pese a haber aumentado la población española hasta alcanzar los casi 47 millones.

En 1981, Extremadura era la región con menor renta por habitante, en 2018, 37 años después, continúa en idéntica posición.

En Extremadura la Agricultura representa aproximadamente el 10% de la producción (casi 6,5 puntos por encima de la media española), apenas un 10,5% de la producción extremeña pertenece a la Industria (incluyendo la Energía y el Agua), siendo casi un 20% en España, alrededor del 15% la Construcción (casi un 12% en España) y el 64% en el Sector Servicios (67% a escala nacional).

Extremadura es la región menos industrializada de España

La región extremeña es la menos industrializada de España, exceptuando Ceuta y Melilla. Y durante muchos años en Extremadura la construcción era posiblemente el lugar de España en el que el sector hacía una mayor aportación al PIB regional, lo cual explica parcialmente las causas singulares de la recesión extremeña, y por qué Extremadura es la región menos competitiva de toda España.

Casi el 11% de los empleados extremeños trabajan en la Agricultura (un 4,4% a nivel nacional), el 12% en la Industria (16% en España), un 14,1% en la Construcción y un 62,9% en los Servicios…

En Extremadura existen casi 90 funcionarios por cada 1000 habitantes, en el resto de España 55, siendo la proporción extremeña la mayor de todas las regiones españolas. En Extremadura, cerca del 30% de la población asalariada es funcionario público, el mayor porcentaje de España, cuya media no supera el 15%.

Extremadura ocupa en el último lugar del ranking español de productividad.

Extremadura la región con más parados de España

La tasa de paro en Extremadura, cercana al 25% de la población activa, es la mayor de toda España, pese a que la población lleva en términos absolutos estabilizada en la región los últimos 37 años y, pese a que la tasa de actividad es en Extremadura en torno al 50% de los habitantes mayores de 16 años y, en España superior al 60%.

Los costes salariales en Extremadura son los menores de toda España, circunstancia que lleva ocurriendo desde hace muchas décadas.

Cerca del 10% de los hogares extremeños tienen “oficialmente” desempleados a todos sus miembros en edad de trabajar.

Las exportaciones regionales respecto del total nacional son apenas el 0.6%, la cifra más pequeña de toda España, no habiendo variado esta proporción prácticamente desde el año 1995.

El Presupuesto de Gastos de la Comunidad autónoma, dedica alrededor del 35% de sus recursos a gastos de personal… y no deja de crecer.

Tradicionalmente el Presupuesto de la Junta de Extremadura dedica el 75% de los gastos a operaciones corrientes, y escasamente el 25% a inversiones.Presupuesto que se nutre solamente en un 25% de recursos de origen fiscal y más de un 65% de transferencias procedentes del exterior.

La administración regional es la mayor empresa de toda Extremadura.

Las empresas extremeñas apenas son el 2% de las empresas españolas, aproximadamente 70.000. De estas empresas, casi la mitad pertenecen al sector servicios, unas 20.000 al Comercio, no más de 10.000 a la construcción y, menos de 6.000 a la Industria. Más del 50% de esas empresas son trabajadores autónomos, y con menos de seis trabajadores (incluyendo al trabajador autónomo-empresario), existen registradas en Extremadura más de 50.000, casi el 90%, lo cual demuestra el minifundismo empresarial extremeño.

En España alrededor del 70% de las viviendas disponen de algún tipo de ordenador, en Extremadura no más del 55%; y si hablamos de conexión con banda ancha más o menos la misma proporción.

Alrededor del 70% de los asalariados de Extremadura son, como máximo, mileuristas (14 pagas).

Extremadura: 40 años de caciquismo político

Según cifras aportadas por la Agencia Tributaria, los extremeños son los que perciben las pensiones más bajas de toda España.

Extremadura es, también, la región con menores ingresos por hogar de España.

Apenas un 30% de los extremeños leen periódicos casi todos los días; el 60% nunca lee libros. Los extremeños dedican como media cuatro horas diarias a ver televisión.

Extremadura en las últimas cuatro décadas ha sufrido las consecuencias económicas, sociales, culturales y políticas, del poder hipnótico y anestésico del régimen caciquil ibarrista-varista, de Juan Carlos Rodríguez Ibarra y de Guillermo Fernández Vara (con el intermedio del gobierno de un tal Monago que pretendió ser más socialdemócrata que los socialdemócratas, y claro, la gente prefiere a los “auténticos” antes que a las malas copias), un régimen que dice ser “amigo de los pobres”, gente que cada vez que alcanzan el poder hacen que aumente el número de pobres.

Que se sepa, nunca ha habido ningún régimen socialista, progresista, que haya conseguido, o que de veras lo pretendiera, poner remedio a la injusticia, mejorar la vida de los más desfavorecidos, acabar con la pobreza (miseria tanto económica como cultural). Ningún sistema político populista-progresista como el de Juan Carlos Rodríguez Ibarra, o el de su heredero, Guillermo Fernández Vara, ha promovido una verdadera educación, orientada a fomentar el pensamiento crítico, a erradicar las formas de pensar acientíficas, supersticiosas, las diversas formas de fanatismo.

Una Extremadura de  estómagos agradecidos”

Los gobiernos como los que hemos tenido en Extremadura -desde la muerte del General Franco hasta la actualidad- nunca han tenido como objetivo lograr un desarrollo sólido y perdurable (sostenible lo llaman ahora).Por el contrario, han procurado crear más y más situaciones de dependencia asistencial, fomentando el clientelismo-servilismo, “estómagos agradecidos”, servidumbres más o menos voluntarias, mediante todas las formas posibles de subsidios… para conseguir lealtades a ultranza, adhesiones inquebrantables de la mayoría.

Con semejante clima como el que venimos describiendo (que participa evidentemente de muchas más maldades, de una enorme ristra que para contarla habría que escribir un libro) no se pueden esperar inversiones propiamente dichas, ni ningún tipo de acción emprendedora, ni creación de riqueza, ni creación de empleo… ni nada que se le parezca.

Y quienes hayan llegado hasta aquí, preguntarán: ¿quién está dispuesto a coger el toro por los cuernos?

“Extremadura,

campo de toros heridos

que no braman.

¿Ocultarán el gemido

de su garganta?

Extremadura,

hombres que rezan a Dios

para que llueva.

pero ¿quién les asegura

la cosecha?

Extremadura,

soledad llena de encinas

sobre campos con veredas,

¿por qué se fueron los hombres

de sus tierras?

Extremadura,

tierra de conquistadores

que apenas te dieron nada.

Ay, mi Extremadura

amarga

Ay, mi Extremadura

levántate y anda.”

(PoemaExtremadurade Pablo Guerrero)

Por eso nace La Tribuna de Extremadura. Porque los extremeños merecen un trato distinto y distante del recibido durante los últimos 40 años. Porque España no se entiende sin Extremadura y porque (pese al maltrato recibido por todos los gobiernos centrales y autonómicos), posiblemente Extremadura sea la región más patriota de España.

La Tribuna de España va a ser un instrumento para transformar nuestra región y una voz para los que no tienen voz.

Ese es mi compromiso como director.

Y ese es, también, el compromiso del GRUPO Tribuna de España al que este periódico pertenece: un grupo de comunicación libre de servidumbres, sin ataduras de tipo alguno, disidente, insumiso con los poderosos, azote de la corrupción… el periodismo alternativo al monocorde balido del “pensamiento único” imperante en “la prensa del sistema.

Carlos Aurelio Caldito Aunión.

Copyright © 2019 La Tribuna de Extremadura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *